4/9/13

Comunidades: Calidad de participación o cantidad de usuarios?

Un altísimo porcentaje de comunidades y foros tienen miles de nombres en su nómina y no participa ni el 2% de ellos. Se hacen necesarios algunos parámetros para que una comunidad cumpla sus objetivos.

En algunos sitios creen que la cantidad de miembros inscritos demuestra su nivel de éxito y eso no es mas que una burbuja si no participan sino unos cuantos.

 No falta algún foreveralone que utiliza esas cifras para vanagloriarse y hablar mesianicamente.
 Si nos espantamos los pájaros de la cabeza, veremos que solo está vivo lo que se mueve, lo demás es paisaje. Si en tu comunidad actúan 100 de 5000 anotados, ¿presumes de una gran comunidad? Pues lo es, pero no por tener tantos anotados, sino por los que la hacen grande cada día.

 Temáticas aparte, buscamos una finalidad en cualquier proyecto web social: Participación, asistencia constante. Los demás inactivos son ilusión. Solo cuentan los que están presentes. Son los que van a comprar, votar, opinar. Los demás forman parte de tus sueños de gloria.

¿Entonces? Si tienes definidos los objetivos de tu sitio, fomenta su atractivo para los usuarios disponibles y que deseen ser parte fija de tu web. Los aportes del lugar deben renovarse constantemente.
Invita a colaborar contigo a los mas asiduos e identificados otorgándoles permisos especiales y accesos exclusivos, solo si realmente lo desean.
Esto te permitirá enfocarte en las novedades y mejoras de la web.

PARÁMETROS: Normas, directivas, propósitos, reglamentos, condiciones de uso.

Una parte de tu comunidad tiene que ser estricta en su funcionamiento, la otra de intercambio social.
Una pistola por muy poderosa que sea, sin el cañón, la dirección del tiro no sirve para nada, es inútil y hasta peligrosa. Es la guía del cañón lo que la hace efectiva. El cumplimiento de las normas en una comunidad son lo mismo. ¿Le pondrías balas chicas a un cañón amplio? Claro que es lo mismo, nunca darás al objetivo que pretendes.

Eso pasa con las comunidades, lo justo es que cada integrante participe activamente dando y recibiendo, intercambiando acciones siempre dentro de unas justas normas, sin posibilidad de dispersarse, de malograr los objetivos, así todos ganan de todos.

 En esto, poner límites no es coartar la libertad sino afinar la puntería para el logro de los objetivos. La mayor libertad se ejerce una vez logrado un propósito.

 Finalmente algo para pensar también: Adivina cuál es el león y cuál el ratón: Una comunidad de 300 integrantes que produce 2500 interacciones cada 48 horas o una de 5000 anotados que produce 200 en el mismo período?